¿Por qué lo estamos arruinando todo?

Home / ¿Por qué lo estamos arruinando todo?

Causas

Muchas personas se excusan de la responsabilidad de resolver problemas al señalar el dedo y culpar a la avaricia y la estupidez de la humanidad. Renunciar definitivamente evita tener que asumir la responsabilidad, pero hace que sea imposible resolver el problema. “Solo podemos nadar hasta la orilla si lo intentamos”. En realidad, la historia es una sucesión de mejoras en nuestra capacidad para comprender el mundo y adaptarnos a él. Es lo que hacemos por naturaleza. La avaricia es simplemente un desequilibrio de ambición, que es lo que impulsa el progreso, y la estupidez es simplemente el resultado de una educación deficiente o simplemente ignorancia. Ambas cosas se pueden resolver.


La razón por la que nos encontramos en este estado tan grave es que la mayoría de las personas desconocen los siguientes 6 hechos muy importantes.

1. El bien común es malo para los negocios y viceversa.

Es difícil de aceptar, pero en realidad es bastante simple: ambas implican satisfacer necesidades. Si el Bien Común satisface las necesidades, entonces no hay mercados para los negocios. Los negocios necessitan necesidades para vender, por lo que tienden a crear nuevas necesidades (mercados) en lugar de reducirlas (inundar el mercado). Si el Bien Común satisface las necesidades, entonces no hay mercados para los negocios.


2. Ahora hay mucho para que todos puedan vivir una vida lúdica maravillosa en una Sociedad de Regalo.

La automatización nos permite producir mucho con muy poco trabajo. Ahora producimos mucho para todos y si compartimos y organizamos nuestro uso de los recursos, las cosas y los espacios, hay más que suficiente para que todas tengan acceso a la mejor tecnología, servicios, comodidades y placeres. El futuro ha llegado. La única razón por la que todavía trabajamos para vivir y peleamos por las cosas es porque lo hemos estado haciendo durante tantos milenios que lo hemos hecho un habito.


3. La colaboración es cómo crecemos y evolucionamos.

Para justificar la falta de empatía involucrada en la competición empresarial, hemos buscado ejemplos de competición en la naturaleza y hemos perdido de vista la realidad. Nuestros cuerpos son una colonia de múltiples especies de microorganismos que viven en simbiosis y la sociedad es el producto de personas que viven en simbiosis. Para que uno no use realmente nada hecho por otra persona, uno debe vivir como un hombre de las cavernas o Tarzán. «Estamos de pie sobre los hombros de gigantes».


4. Lo que motiva a las personas es el dominio, la autonomía y el propósito.

Claro, para lograr que la gente haga algo que usted quiere que haga, tiene que pagarles o convencerlos. Pagarlos es más rápido, pero la ciencia ha demostrado que para las tareas creativas que involucran los aspectos humanos del cerebro, el dinero es disuasivo. Las personas necesitan sentirse satisfechas, solo las personas que han sido quebrantadas prefieren simplemente evitar las dificultades mientras esperan su muerte. Para que las personas hagan lo que ELLOS quieren, todo lo que tenemos que hacer es ayudarlos a hacerlo. Lo que realmente motiva a las personas es mejorar su habilidad, poder elegir qué hacer y sentirse importante al haber desempeñado su papel en algo mucho más importante que ellos mismos.


5. Ahora, con el control de la natalidad, la presión de la población ya no es un problema.

La necesidad de encontrar alimentos para una población en constante crecimiento siempre ha sido un factor determinante para impulsar la evolución física, social y tecnológica. Todas las poblaciones de animales pasan por ciclos de florecimiento y muerte que generalmente se encuentran en el equilibrio dinámico de un depredador y una presa. Ya que somos el depredador más alto de la cadena alimenticia, inevitablemente y trágicamente nos convertimos en nuestro propio depredador para mantener el equilibrio. La sociedad actual despiadada todavía se basa en esta premisa de «homo homini lupus». Finalmente, después de muchos miles de años, la tecnología de control de la natalidad nos ha liberado de esta terrible situación. Por supuesto, la mayoría de las personas todavía no se dan cuenta de esto y depende de todos nosotros hacerles saber.


6. Cada uno de nosotras es extremadamente poderosa.

Individuos por sí solas han plantado bosques enteros, han restaurado ecosistemas de valles hasta que sus manantiales volvieron a fluir al plantar constantemente una semilla día tras día durante años. Un cambio de dirección de 1º puede parecer insignificante, pero 1000 millas en esa dirección y llegarás a una ciudad diferente. El conocido del conocido del conocido del conocido de tu conocido es mi conocido. Todas estamos conectadas por 6 grados de conexión, de modo que una simple idea puede llegar literalmente a todo el mundo en una semana, simplemente por boca a boca.

El artículo Cómo catalizar un cambio de paradigma hacia un mundo colaborativo ofrece más detalles sobre esto.

Uno de los libros clave sobre este tema es Lo mejor Que El Dinero No Puede Comprar de Jacque Fresco. Por favor, lea este pdf!